Categorías
Citas Habilidades Sin otro particular

Los ocho componentes de una «experiencia de flujo» (flow)

Estoy leyendo un libro con bastantes pasajes interesantes. En uno de ellos detalla los componentes que suceden cuando alguien ha tenido una «experiencia de flujo» (flow), o «estar en la zona»: momentos en los que el tiempo se detiene, existe una concentración máxima y realizamos ciertas tareas que producen un disfrute sublime.

Nuestros estudios sugieren que la fenomenología del disfrute tiene ocho componentes importantes. Cuando la gente reflexiona acerca de cómo se siente cuando su experiencia fue muy positiva, mencionan por lo menos uno, y frecuentemente todos los rasgos siguientes. Primero, la experiencia suele ocurrir cuando nos enfrentamos a tareas que tenemos al menos una oportunidad de lograr. Segundo, debemos ser capaces de concentrarnos en lo que hacemos. Tercero y cuarto, normalmente la concentración es posible porque la tarea emprendida tiene unas metas claras y nos ofrece una retroalimentación inmediata. Quinto, uno actúa sin esfuerzo, con una profunda involucración que aleja de la conciencia las preocupaciones y frustraciones de la vida cotidiana. Sexto, las experiencias agradables permiten a las personas ejercer un sentimiento de control sobre sus acciones. Séptimo, desaparece la preocupación por la personalidad aunque, paradójicamente, el sentimiento acerca de la propia personalidad surge más fuerte después de la experiencia de flujo. Finalmente, el sentido de la duración del tiempo se altera; las horas pasan en minutos y los minutos pueden prolongarse hasta parecer horas. La combinación de todos estos elementos ocasiona un sentimiento profundo de disfrute que recompensa tanto a las personas, que éstas sienten que gastar un gran cantidad de energía para ser capaces de sentirlo es, simplemente, algo útil.

«Fluir: Una psicología de la felicidad» — Csikszentmihalyi, Mihaly

Categorías
Citas

Ángeles Caso: Lo que quiero ahora

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

Lo que quiero ahora Ángeles Caso

Hoy hace diez años que se publicó.

Categorías
Citas Sin otro particular

Jesús Terrés: obra sin guión

[…] No han entendido, todavía (aunque yo intuyo que no lo harán ya nunca) que la vida es una obra sin guión pero con cuatro normas básicas:

  • No juzgues
  • Sé educado (pero no imbécil)
  • No des nunca las cosas por sentado
  • Quiere hasta el hueso
  • Disfruta el viaje

Un mundo flotante — Jesús Terrés
Me he permitido la libertad de cambiar el formato —usando viñetas—, pero se mantiene el contenido.

Categorías
Citas

Antonio Diéguez y Thomas Sturm: la utilidad de la filosofía

El mito de que la filosofía es inútil, que no sirve para nada, es falso. Una cosa es que la filosofía no ayude a dinamizar los mercados ni sirva para construir aparatos o utensilios, que no genere tecnología (aunque el desarrollo de la lógica moderna por parte principalmente del filósofo alemán Gottlob Frege (1848-1925) fue lo que hizo posible el surgimiento de los lenguajes formales que estuvieron en la base de la construcción de ordenadores y de los programas iniciales de inteligencia artificial), y otra bien distinta que sea inútil sin más.
[…]
La (buena) filosofía tiene, de hecho, una gran utilidad. Crea conceptos nuevos para precisar ideas aún no pensadas con claridad, algunos de los cuales son luego incorporados a las ciencias, a la educación, al derecho o a otros ámbitos de la cultura y la política; señala los límites de los viejos conceptos, que hacen que estos ya no puedan acomodar bien a las nuevas circunstancias, y ayuda a derribarlos cuando son un estorbo para la reflexión; proporciona argumentos para apoyar mejor y de forma más persuasiva las ideas más racionales, y facilita la detección de los argumentos falaces y de las preguntas mal formuladas.

En realidad, si se mira con atención, se verá que pocas cosas han sido más transformadoras que la filosofía. En no pocas ocasiones las ideas filosóficas han cambiado historia. Han alejado o acercado pueblos; han promovido y justificado revoluciones; han edificado instituciones culturales y sistemas políticos; han erradicado o santificado costumbres; han forjado utopías que anhelar (como la de la paz universal y perpetua o la de la igualdad entre los seres humanos) y distopías que evitar. Los objetivos y métodos de una educación liberal y su importancia para la democracia actual no pueden entenderse sin las ideas de filósofos como Rousseau, Kant o John Dewey. En definitiva, ellos y otros filósofos nos han ayudado a elaborar una imagen coherente y significativa de nosotros mismos, nos han proporcionado los ideales de libertad, igualdad y justicia, y nos han mostrado que la mera razón puede dar respuestas, tentativas y provisionales, pero satisfactorias, a las cuestiones últimas que siempre nos han importado.

Antonio Diéguez y Thomas Sturm La filosofía sí tiene utilidad y le explicamos por qué

Categorías
Citas Habilidades

Sergio Ruiz Antorán: La fuerza del equipo

Tantos años entrenando baloncesto me dejó una lección vital. La fuerza del equipo nace de la suma de sus potencialidades, pero, sobre todo, de la capacidad de superar los tramos donde se muestran las debilidades. La fortaleza será mantener esa unión sabiendo cual es el objetivo.

Sergio Ruiz Antorán, 20 de octubre 2021

Categorías
Citas Ecología

André Ricard: centrarnos en lo esencial

Creo que deberíamos centrarnos más en lo esencial y desechar lo superficial, creo que en la sociedad industrial en la que estamos metidos estos países opulentos nos ofrece más de lo que necesitamos.

Como dijo alguien, nos hacen publicidad para que compremos productos que no necesitamos y que no podemos pagar. Es un poco lo que está ocurriendo.

Y creo que tenemos que salir de esta crisis, y no me refiero tanto a la sanitaria, sino a la ambiental, centrándonos en la austeridad, en lo que es esencial y en respetar más la naturaleza. Si no lo hacemos, vamos a acabar mal.

André Ricard: reflexiones del rey del diseño

Categorías
Citas Economía

María Fernanda Ampuero: el colapso del sistema

¿Es inevitable, por ejemplo, tener que emigrar porque el sistema financiero colapsó porque unos pocos hicieron millones con la fragilidad de la economía? No. Lo que pasó en el caso de Lehman Brothers, por mencionar un colapso global, era evitable, absolutamente, pero la bestia sedienta de dinero no para de exigir y hay un montón de humanos, como sacerdotes de una religión perversa, que necesitan alimentarla constantemente. De hecho, eso que llamamos sistema es un invento de unos cuantos para vendernos la idea de que sin ellos todo colapsaría. Bueno, colapsó. Y ellos cayeron de pie y millones de millones tuvieron que dejar su casa, su tierra, su estatus de ciudadanos para enviar dinero que permitiera comer a su familia. ¿Por qué no hacemos nada? Porque nosotros también somos ese sistema, le permitimos existir. Con cada acto de consumo le damos más y más y más poder.

Eso que llamamos sistema es un invento de unos cuantos para vendernos la idea de que sin ellos todo colapsaría — María Fernanda Ampuero

Categorías
Ecología

Shinrin-Yoku: El poder del bosque

Cielo y árbol

Una teoría que explicaría la razón del poderoso efecto que tiene el paisaje natural sobre nosotros postula que cuando estamos en la naturaleza prestamos atención de un modo diferente. William James, hermano del novelista Henry James y gran pensador del siglo XIX, explicaba que hay dos modos de prestar atención. El primero es «voluntario», o dirigido: es el que usamos en tareas que exigen esfuerzo y concentración. Es el que usamos en el trabajo, o conduciendo, o incluso cuando vamos por una calle muy concurrida. Hay muchísimas cosas que exigen atención «dirigida»: los escaparates y las vallas publicitarias, las máquinas expendedoras y los semáforos. Eso hace que pasar un rato en la calle nos fatigue mentalmente. El segundo es «involuntario». Es lo que algunos llaman «suave fascinación». Me parece una expresión bellísima. La atención involuntaria no requiere esfuerzo mental; surge de forma natural. Es el tipo de atención que prestamos en la naturaleza. Ahí, nuestra mente se fija sin querer en las nubes y las puestas de sol, las hojas que se mueven con la brisa, las cascadas y los arroyos, el cantar de los pájaros o el susurro del viento. Estas imágenes y sonidos son un alivio para nuestra mente. Así puede vagar libre y reflexionar, recuperando la capacidad de pensar más claramente.

«El poder del bosque. Shinrin-Yoku» — Dr. Qing Li

Categorías
Citas

Sergio del Molino: el vacío del país

2020-01-04 Paseos al amanecer en inverno

El asombro por el vacío del país, que sigue vaciándose, con miles de pueblos que desaparecerán en pocas décadas, es sólo la mitad del misterio. La otra parte es la conciencia de que procedemos de allí, de un lugar que no existe o que está a punto de dejar de existir.

«La España vacía» — Sergio del Molino

Categorías
Economía

Henry Hazlitt: la lección de la economía

[…] puede reducirse la totalidad de la Economía a una lección única, y esa lección a un solo enunciado: El arte de la Economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.
Nueve décimas partes de los sofismas económicos que están causando tan terrible daño en el mundo actual son el resultado de ignorar esta lección. Derivan siempre de uno de estos dos errores fundamentales o de ambos: el contemplar sólo las consecuencias inmediatas de una medida o programa y el considerar únicamente sus efectos sobre un determinado sector, con olvido de los restantes.

«La economía en una lección» Henry Hazlitt