La fotografía, para mí, es un impulso espontáneo, el resultado de una conciencia constante, que captura tanto un momento como la eternidad. El dibujo, por el contrario, se expande sobre lo que nuestra conciencia ha tomado del momento. La fotografía es una acción, el dibujo es una meditación.

Henri Cartier-Bresson