Cielo y árbol

¿Son las grandes decisiones de la vida espontáneas? Yo, sinceramente, no lo creo. Diría que se construyen con el tiempo en nuestro inconsciente. Nacen de una conversación casual o de algo que vimos en algún sitio y que quizás ni recordamos. Se quedan ahí, en lo más profundo de nosotros y eligen el momento adecuado para hacerse escuchar. Nos susurran, nos hablan. A veces nos gritan.

Razones por las que una diseñadora decide mudarse al campo — Ester Serraz