21/07/2010 Categoría/s: Diseño. 0 Comentarios

Arquitectura, Scharoun, prototipos y el anti-lorem ipsum

Cansado un poco del desarrollo web - o más bien de mi trabajo - cada vez más, empiezo a buscar ese tipo de estímulos con los que tanto he disfrutado y aprendido, en otros campos. Y últimamente, encuentro interesante e instructiva la arquitectura. Pero siempre se pueden encontrar analogías con nuestra curiosa profesión, entre materias aparentemente lejanas. Aquí va un ejemplo.
Hans Scharoun fue un arquitecto alemán que le tocó vivir una época complicada. Un par de guerras mundiales, el Nacionalsocialismo, y el ir contracorriente, no se lo pusieron nada fácil.
No pretendo hacer una reseña biográfica, ni tampoco un análisis de sus obras. Tan sólo mencionar uno de sus trabajos y una anécdota bastarán para mi propósito.
Comencemos por la anécdota, en la que ante la pregunta de un estudiante sobre la fachada de la Filarmónica de Berlín - probablemente su obra más representativa - respondió: ¿pero es que tiene una?. Encaja claramente con el lema de Scharoun Funcionalidad y no apariencia. Si vemos algunas fotos del interior del edificio, podemos apreciar cómo la orquesta está rodeada por el público. Quizás una de las formas más naturales de escuchar música, rodear a los intérpretes. Y así es como se planteó su diseño: desde dentro hacia fuera. Primero situamos el escenario y lo rodeamos con las butacas para el público. Después todo lo demás.

Curiosamente - bueno, en realidad no tanto - un artículo recomendado en Twitter, me hizo recordar la obra y las ideas sobre el diseño aplicado a la arquitectura de Scharoun. El artículo en cuestión es The Importance of Copywriting in Web Design. Ahi se opinaba y argumentaba, que para comenzar el diseño de un sitio web, había que comenzar por los contenidos, e incluso recomenzaba usar un editor de texto plano al principio. Un punto de partida, bastante respetable, venía de unas palabras de Jeffrey Zeldman:

Content precedes design. Design in the absence of content is not design, it’s decoration.

Jeffrey Zeldman: Content precedes design
Lo cierto es que una idea así probablemente entra en conflicto con una metodología muy extendida en el diseño web: el uso de prototipos estructurales en las fases iniciales. Y sobre todo con más motivo, al uso de textos e imágenes genéricos para rellenar con contenido de usar y tirar esos prototipos iniciales (el famoso lorem ipsum y tal vez fotos de gatitos).
Personalmente, me resulta poco útil, sin duda la segunda opción. Cansado, tal vez, de recibir maravillosos power points con tablas, datos, opciones de menú, estructuras y textos, que al trasladarse la maqueta al mundo real (TM), e intentar aplicar un poco el sentido común -algo que como sabemos todos, no siempre abunda - uno se da cuenta de que los fundamentos del diseño no eran nada sólidos. Aún así, se sigue adelante.
Vale, he comenzado hablando de funcionalidad como argumento principal en la arquitectura de Scharoun, y en el caso del diseño web se trataba del contenido. Es más, probablemente la anécdota de la fachada de la Filarmónica de Berlín es una pequeña trampa dialéctica. Doy por supuesto que la estética exterior del edificio le importaba, aunque tal vez no tanto como el interior. En el caso del diseño web, sabemos que la estética de la interfaz tiene una importancia muy alta.

Pero, probablemente en ocasiones sea un error comenzar directamente con el diseño estético y estructural de un sitio web sin tener en cuenta su contenido. El uso de textos, imágenes y opciones genéricas nos pueden inducir a una distribución y aspecto visual diferente si se utilizasen contenidos reales.
Al final la moraleja que deberíamos recordar cuando hablamos del diseño web es la de siempre: diálogo

Resumiendo: Una evolución iterativa entre contenido, estructura, presentación y comportamiento. Que tenga en cuenta a los actores de, en ocasiones, una absurda comedia.

Y por supuesto, ques e visualice correctamente en el iPhone y el iPad :)

-

Comentarios

Comentar

Categorías