21/05/2010 Categoría/s: Profesionales web. 0 Comentarios

Estrategias en internet para autónomos y pequeñas empresas

Una de las virtudes de internet es que permite, a casi cualquiera, tener presencia en la red. Otra de sus ventajas -hablo ahora de las empresas-, es que teniendo una buena estrategia, y contando con buenos profesionales que conocen el medio y sus tripas, esa presencia puede además tener visibilidad. Y ya sabemos, que de nada sirve tener un sitio en internet si, de alguna manera, no apareces en los buscadores o nadie te menciona.

Voy a contar una historia. Un caso real y anónimo que comenzó hace muy pocos años: un profesional decide perder la estabilidad de trabajar para una empresa y decide trabajar como autónomo. Con algo de dinero ahorrado y gracias a un crédito, consigue el dinero suficiente para comprar y/o alquilar lo necesario para empezar a trabajar. Comienza su aventura profesional. Como no, también monta como buenamente pueda él mismo, un sitio web.

Apenas consigue visitas porque todo hay que decirlo, la web es técnicamente deficiente y no se ha planteado una estrategia en internet mínimamente elaborada. Ponte en su lugar: tus ingresos dependen de conseguir clientes, y la web parece el medio más prometedor. La pregunta ¿cómo conseguir clientes? se convierte automáticamente en ¿cómo conseguir visitas? Todos somos conscientes de que si no apareces en la primera página de resultados de un buscador, es difícil conseguir visitas.

Una solución clásica para conseguir visitas: anunciarte en internet. Dos alternativas que a priori parecen interesantes:

Afortunadamente la inversión tiene una respuesta positiva: las visitas llegan, se consiguen clientes, hay trabajo y dinero suficiente para tener un sueldo decente, y pagar unas cuentas facturas relacionadas con la actividad profesional. Y es que todos los meses hay que pagar las letras del préstamo y también las facturas por anunciarte: y es mucho dinero. Y por supuesto, los impuestos.

Con el tiempo, y hablando con los clientes se descubre algo que se intuía: en este caso concreto, el dinero invertido en páginas amarillas no ha tenido el retorno esperado. Pero ese pequeño anuncio que aparecía en Google ha sido vital. La decisión es clara: olvidarse de páginas amarillas y apostar por seguir apareciendo en la primera página de Google. Y como la única forma que conoce es pagando anuncios en Adsense, pues a seguir pagando. Y ojo, que es mucho dinero. Y hay muchas empresas que pagan. Normal que Google tenga esos beneficios, pueda contar con esos recursos y profesionales y ofrecer servicios gratuitos a millones de usuarios. Tienen montado un buen negocio.

Pero volvamos a nuestro autónomo. La pregunta que se hace es obvia: ¿hay alguna manera de aparecer en la primera página de Google y que no sea en pagando anuncios?

Ahora es cuando entran en escena las redes sociales clásicas: un amigo que conoce a un amigo. Y es que alguien conoce a alguien que ha hecho, no una, sino varias páginas que aparecen en primer lugar cuando se busca en Google. He dicho que el caso es real y anónimo, pero os podréis imaginar que yo aparezco en escena aquí.

Nos ponemos en contacto. Y para resumirlo mucho, conozco sus necesidades, que se traducen en un objetivo de negocio claro. Para lograr ese objetivo, se plantea una estrategia para la web, y concretamente, se toman unas decisiones técnicas y de diseño para desarrollar el sitio web.

Lo resalto porque es importante:

Pasa el tiempo, y la estrategia logra sus frutos. Por un lado, se consigue una buena posición en los buscadores, y no sólo en Google. Ya no hace falta pagar por aparecer en la primera página del buscador: incluso se plantea la posibilidad de dejar de invertir en publicidad, seguir teniendo un buen número de visitas-clientes y ahorrarse unos euros. Centenas de euros todos los meses se convierten con el paso del tiempo en miles. En muchos miles.

Conclusiones:

En mis casi nueve años de profesional del desarrollo web -que precisamente hoy terminan hasta quién sabe cuándo-, una de las mayores satisfacciones profesionales, sino la mayor, ha sido el minúsculo proyecto al que hago referencia. Casualmente, ha sido una actividad ajena a mi labor profesional. Y oigan, eso da mucho que pensar...

-

Comentarios

Comentar

Categorías