19/03/2019 Categoría/s: Citas,Diseño. 0 Comentarios

Mike Monteiro, vacunas, datos y sensaciones

Mike Monteiro, autor del recomendable libro Design is a job, está trabajando en la escritura de otro. Y como ahora lo de escribir en un blog se ha vuelto vintage, está publicando una lista de correo (Mike´s Monteiro Good News).

Estoy suscrito.

La última entrega empieza hablando de las vacunas, los anti-vacunas (gente que puede ser responsable de la vida de sus hijos y también puede votar), los datos, las sensaciones y el diseño.

Como buen diseñador, es partidario de utilizar los datos disponibles: es una forma objetiva de tomar decisiones argumentadas (y tengo que aprender más al respecto, confieso).

Y no deja de ser paradójico que en la época en la que más datos hay disponibles, en no pocas ocasiones al final se toman las decisiones por emociones.

Silicon Valley claims to be obsessed with data.
[…]
How to get it. What to do with it. Who’s selling it to whom. Who needs it. How to protect yours. We’ve collected more data in the last ten years than we can process in the next hundred. No one can exactly remember why we’re collecting it, but everyone’s afraid to stop. Yet, with all this data at our disposal, we’ve created a garbage fire run by platforms of vitriol. Here’s some more data: we’re idiots.
Like any good designer, I work with data. If you’re designing something for people to use and no one can use it, that’s data. You’d be a fool to ignore the data.
[…]
While you’re designing, you’re like a scientist. You study every data point. It’s the smart thing to do. Then you gotta persuade people the work is right. Hold onto your butts…
The minute you put a design solution in front of data-driven Silicon Valley types, they start talking about feelings.
“This feeeeeels wrong.”
“I’m not feeeeeeling it.”
“Oh, I like the feel of this!”
It’s a little crazy-making, but it’s also understandable. I told you people don’t make decisions based on data; they make them based on feelings.

Mike Monteiro

Datos versus emociones.

Datos y emociones.

02/11/2018 Categoría/s: Diseño,Libros. 0 Comentarios

Las fuentes de Massimo Vignelli

En estos días estoy releyendo "The Vignelli Canon", de Massimo Vignelli. El libro, muy recomendable, está disponible en formato pdf (The Vignelli Canon [pdf]"), pero es uno de esos libros que se disfruta mucho en papel.

En uno de sus contenidos, habla sobre tipografías. Desde su experiencia, no hacía falta trabajar con un número descomunal de tipografías, con unas pocas seleccionadas pudo hacer la mayor parte de sus trabajos. De hecho menciona que en una exposición, mostraba una representación de sus obras en las que únicamente usaba cuatro tipografías, y son las siguientes:

  • Garamond
  • Bodoni
  • Century Expanded
  • Helvetica

Nombraba también las siguientes fuentes, que añadía a su lista de imprescindibles (junto con algunas otras no mencionadas):

  • Optima
  • Futura
  • Univers
  • Caslon
  • Baskerville

Ocho fuentes que usadas con sabiduría, podría evitar lo que Massimo denominaba one of the biggest visual pollutions of all times, debido a la proliferación de fuentes creadas con los ordenadores.

Como curiosidad, añadiendo un poco más de información, más allá del nombre de la fuente (fecha de creación, autor y nacionalidad), saltan a la vista algunos detalles curiosos.

  • Garamond (1532), Claude Garamond, Francia.
  • Bodoni (1788), Giambattista Bodoni, Italia.
  • Century Expanded (1990), Morris Fuller Benton, Estados Unidos.
  • Helvetica (1957), Max Miedinger y Edouard Hoffmann, Suiza.
  • Optima (1955), Hermann Zapf, Alemania.
  • Futura (1930), Paul Renner, Alemania.
  • Univers (1957), Adrian Frutinger, Suiza.
  • Caslon (1734), William Caslon, Gran Bretaña.
  • Baskerville (1757), John Baskerville, Gran Bretaña.

Las fuentes clásicas, que van desde el siglo XIV al XVI son originarias de Francia, Italia y Gran Bretaña. Las fuentes más actuales, se concentran en Alemania y Suiza (más la Century, de Estados Unidos).

Massimo Vignelli fue un diseñador que trabajó en muchos ámbitos, pero en el contexto actual, hay que tener obviamente muy presente la proliferación de pantallas en nuestras manos y frente a nosotros.

Recuerdo haber leído opiniones al respecto de las fuentes que a pesar de estar plenamiente consolidadas (¡algunas se llevan usando durante siglos!), tal vez no sean las más apropiadas para el contexto digital. Al principio había que restringirse a las fuentes instaladas en el correspondiente sistema operativo (sí, el famoso font-family: Helvetica, Arial, sans-serif usada en las hojas de estilo), aunque hoy en día existe la flexibilidad de poder usar webfonts y hay una gran disponibilidad de fuentes con licencias bastante permisivas.

Dadas las circunstancias actuales, ¿qué fuentes diseñadas recientemente añadiría hoy en día Massimo a su lista para un uso predominante en un entorno digital? Mencionaré algunas posibilidades, diseñadas en un contexto más actual, aunque ignoro su probabilidad:

  • Fira Go (2018), varios autores, basada en la fuente Fira Sans (2013) diseñada por Erik Spiekermann para el sistema operativo Firefox OS.
  • Roboto (2011), Christian Robertson (Estados Unidos), diseñada para el sistema operativo Android.
  • San Francisco (2014), Apple, Estados Unidos. Usada en sus sistemas operativos (iOS y Mac OSX).
  • Segoe UI (2004), Steve Matteson, Estados Unidos. Usada en los sistemas operativos de Microsoft.

Pregunta que dejo en el aire. Estamos en el año 2050. ¿Estarán vivas Fira Go, Roboto, San Francisco, Segoe UI, o habrán caído en el olvido y seguirán con todo su vigor las fuentes antes mencionadas y diseñadas de uno a ocho siglos antes?

El tiempo lo dirá.

21/09/2018 Categoría/s: Accesibilidad web. 0 Comentarios

Real Decreto 1112/2018, de 7 de septiembre, sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público

Hace pocos días que se publicó en el BOE el Real Decreto 1112/2018, de 7 de septiembre, sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público, motivada por la Directiva (UE) 2016/2102, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 2016 sobre la accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles de los organismos del sector público.

Comienza

La Directiva (UE) 2016/2102, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 2016, sobre la accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles de los organismos del sector público tiene como objeto, a fin de mejorar el funcionamiento del mercado interior, aproximar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas a los requisitos de accesibilidad, entendiendo la accesibilidad como un conjunto de principios y técnicas que se deben respetar a la hora de diseñar, construir, mantener y actualizar los sitios web y las aplicaciones para dispositivos móviles.

La Directiva cubre todos los sitios web y aplicaciones móviles del sector público, desde los de la Administración estatal, Administraciones regionales y locales, Tribunales y órganos constitucionales a los de los servicios gestionados por éstas como Hospitales, Colegios, Universidades, Bibliotecas públicas, etc.

Real Decreto 1112/2018, de 7 de septiembre, sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público

Muy brevemente, algunos aspectos interesantes:

  • Se incluyen las aplicaciones móviles.
  • Se habla de promoción, concienciación y formación.
  • También de mecanismos de comunicación: sugerencias, quejas y para informar de incumplimientos.
  • Obliga a incluir una declaración de accesibilidad, actualizada periódicamente (al menos cada año).
  • Se debería crear una unidad responsable de accesibilidad. Algunas responsabilidades: atender reclamaciones, revisar evaluaciones, coordinar revisiones, promoción y concienciación, realizar informes,…
  • Hay que hacer revisiones periódicas (aunque no estén hechas por entidades certificadas).
  • Habrá informes: creación y seguimiento.
  • Se contará también con una Red de Contactos de Accesibilidad Digital de las Administraciones Públicas: algo que aplaudo.
  • Un detalle importante: no cuenta, ni contará con asignación presupuestaria para el año 2018. Entiendo que sí para el 2019 y sucesivos.

Me enteré de la noticia por un tuit de Olga Revilla, y como siempre, habla Olga Carreras en su blog usable y accesible: Real Decreto 1112/2018 sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público.

Como reflexión personal, me temo que la legislación está muy por delante del mundo real, y que la accesibilidad debería estar más presente: parece que sigue siendo el patito feo del desarrollo web, muy por detrás del glamour de la experiencia de usuario, el diseño web, la movilidad y del ecosistema de nodejs. No quiero quitar importancia a los asuntos mencionados (en absoluto), pero algo (o bastante) falla cuando la accesibilidad no tiene el papel que se merece.

19/09/2018 Categoría/s: Desarrollo web. 0 Comentarios

Desarrollo web front: escala discutible de complejidad y/o dependencia

  • HTML
  • HTML + CSS
  • HTML + CSS + JavaScript
  • HTML + CSS + JavaScript + jQuery
  • HTML + CSS + JavaScript + jQuery + jQuery Plugins
  • HTML + CSS + JavaScript + jQuery + jQuery Plugins + npm
  • HTML + CSS + JavaScript + jQuery + jQuery Plugins + npm + 700,000 building blocks

Plus…

  • CSS frameworks
  • Javascript frameworks
  • Task managers
  • Packages managers

10/08/2018 Categoría/s: Desarrollo web. 0 Comentarios

UXCON: Midiendo la desesperación de los usuarios

Navegar por muchas páginas webs actualmente es un suplicio:

  • Sobrepeso
  • Excesivo uso de seguimiento por motivos publicitarios
  • Incontables ficheros de javascript
  • Uso ineficiente y abusivo de webfonts
  • Publicidad intrusiva en videos, imágenes, contenido que aparece de repente en mitad del texto…

No olvidemos que el peso y el consumo de recursos de una web sigue teniendo su importancia, y hay que evaluar muy bien si esos centenares de kilobytes extras por tener una webfonts, por ejemplo, merecen realmente la pena.

UXCON User Experience CONdition

No vendría mal plantearse una especie de DEFCON, en el que en lugar de medir el estado de alerta por motivos militares, midiera el nivel de desesperación del usuario medio de nuestra web: por ejemplo, UXCON (User Experience CONdition). Y sí, hay nombres mejores, pero creo que al terminar también en "CON" es más memorable (y aquí mi consejo de naming).

Los niveles de DEFCON y sus consecuencias, se pueden consultar en el lugar habitual (DEFCON en la wikipedia). Pero aquí hablamos de UXCON, y es tan serio como el anterior, aunque menos mortal (de momento):

UXCON 5
Se navega con placided. Con mejor o peor contenido, con un diseño más o menos acertado, nada interfiere al usuario.
UXCON 4
En general la web es correcta, pero tenemos algunos enlaces que nada tienen que ver con el contenido de la página o el tema de la web, y encontramos algunos –pocos, eso si– banners de texto e imágenes. En el fondo es tolerable y lo entiendes. Lo que te cuesta de entender es porqué usa tanto javascript.
UXCON 3
Poder acceder a la página se complica: el aviso de cookies inicial, demasiados banners, la cabecera de la página se desplaza para incluir un anuncio, y el anuncio (por si no ha captado nuestra atención e ira) también aparece como fondo de página por los laterales. En lugar de enlaces para ampliar información relacionada, nos encontramos con enlaces publicitarios que a fuerza de verlos diariamente, reconoces y en los que alguna vez –débil es la carne– a veces visitas.
UXCON 2
El tiempo de carga es insufrible, la fuente cambia a los dos segundos, un video publicitario se inicia sólo, la mitad de la pantalla está ocupada por el aviso de las cookies, y por si fuera poco nos encontramos con un banner animado a pantalla completa. Para ver el contenido, tienes que navegar en un carrusel de texto e imágenes.
UXCON 1
La situación se vuelve crítica. Sólo queda lanzar el aparato contra el suelo o por la ventana.

Más allá de la idea tonta, de la clasificación arbitraria y de los ejemplos de cada criterio, me queda la sensación que de lo normal es navegar entre los niveles 3 y 4 de UXCON. Y no llegamos al nivel 5 porque en el fondo nos fastidiaría destrozar el móvil, tablet u ordenador: su dinero nos ha costado.

Nos quejábamos hace años del flash, y los banners parpadeantes y casi uno tiene añoranza por esos primitivos casos de agresivas técnicas contra los usuarios: era el coste que había por lograr un click publicitario.

Hoy todo a cambiado, y creo que a peor 🙁

¿La situación es reversible? ¿La tendencia de estorbo es lineal? ¿exponencial? Preguntas que quedan en el aire.

Y las preguntas incómodas: ¿de quién es la responsabilidad? ¿Quienes son responsables de modo activo y pasivo?

¿Hay espacio para la ética en el diseño web? ¿Sigue siendo la falta de empatía con los usuarios algo prescindible?

Cambiando de tema, una cita que me ha inducido a escribir este panfleto:

[…] there is the capability for pages to load in a second or two, but it has instead been used to spy on users’ browsing habits, make them miserable, and inundate them on other websites and in their inbox.
[…]
An actual solution recognizes that this bullshit is inexcusable. It is making the web a cumulatively awful place to be. Behind closed doors, those in the advertising and marketing industry can be pretty lucid about how much they also hate surveillance scripts and how awful they find these methods, while simultaneously encouraging their use. Meanwhile, users are increasingly taking matters into their own hands — the use of ad blockers is rising across the board, many of which also block tracking scripts and other disrespectful behaviours. Users are making that choice.

They shouldn’t have to. Better choices should be made by web developers to not ship this bullshit in the first place. We wouldn’t tolerate such intrusive behaviour more generally; why are we expected to find it acceptable on the web?

An honest web is one in which the overwhelming majority of the code and assets downloaded to a user’s computer are used in a page’s visual presentation, with nearly all the remainder used to define the semantic structure and associated metadata on the page. Bullshit — in the form of CPU-sucking surveillance, unnecessarily-interruptive elements, and behaviours that nobody responsible for a website would themselves find appealing as a visitor — is unwelcome and intolerable.

Death to the bullshit web.

The Bullshit Web — Nick Heer

Categorías