Las fuentes de Massimo Vignelli

En estos días estoy releyendo «The Vignelli Canon», de Massimo Vignelli. El libro, muy recomendable, está disponible en formato pdf (The Vignelli Canon [pdf]«), pero es uno de esos libros que se disfruta mucho en papel.

En uno de sus contenidos, habla sobre tipografías. Desde su experiencia, no hacía falta trabajar con un número descomunal de tipografías, con unas pocas seleccionadas pudo hacer la mayor parte de sus trabajos. De hecho menciona que en una exposición, mostraba una representación de sus obras en las que únicamente usaba cuatro tipografías, y son las siguientes:

  • Garamond
  • Bodoni
  • Century Expanded
  • Helvetica

Nombraba también las siguientes fuentes, que añadía a su lista de imprescindibles (junto con algunas otras no mencionadas):

  • Optima
  • Futura
  • Univers
  • Caslon
  • Baskerville

Ocho fuentes que usadas con sabiduría, podría evitar lo que Massimo denominaba one of the biggest visual pollutions of all times, debido a la proliferación de fuentes creadas con los ordenadores.

Como curiosidad, añadiendo un poco más de información, más allá del nombre de la fuente (fecha de creación, autor y nacionalidad), saltan a la vista algunos detalles curiosos.

  • Garamond (1532), Claude Garamond, Francia.
  • Bodoni (1788), Giambattista Bodoni, Italia.
  • Century Expanded (1990), Morris Fuller Benton, Estados Unidos.
  • Helvetica (1957), Max Miedinger y Edouard Hoffmann, Suiza.
  • Optima (1955), Hermann Zapf, Alemania.
  • Futura (1930), Paul Renner, Alemania.
  • Univers (1957), Adrian Frutinger, Suiza.
  • Caslon (1734), William Caslon, Gran Bretaña.
  • Baskerville (1757), John Baskerville, Gran Bretaña.

Las fuentes clásicas, que van desde el siglo XIV al XVI son originarias de Francia, Italia y Gran Bretaña. Las fuentes más actuales, se concentran en Alemania y Suiza (más la Century, de Estados Unidos).

Massimo Vignelli fue un diseñador que trabajó en muchos ámbitos, pero en el contexto actual, hay que tener obviamente muy presente la proliferación de pantallas en nuestras manos y frente a nosotros.

Recuerdo haber leído opiniones al respecto de las fuentes que a pesar de estar plenamiente consolidadas (¡algunas se llevan usando durante siglos!), tal vez no sean las más apropiadas para el contexto digital. Al principio había que restringirse a las fuentes instaladas en el correspondiente sistema operativo (sí, el famoso font-family: Helvetica, Arial, sans-serif usada en las hojas de estilo), aunque hoy en día existe la flexibilidad de poder usar webfonts y hay una gran disponibilidad de fuentes con licencias bastante permisivas.

Dadas las circunstancias actuales, ¿qué fuentes diseñadas recientemente añadiría hoy en día Massimo a su lista para un uso predominante en un entorno digital? Mencionaré algunas posibilidades, diseñadas en un contexto más actual, aunque ignoro su probabilidad:

  • Fira Go (2018), varios autores, basada en la fuente Fira Sans (2013) diseñada por Erik Spiekermann para el sistema operativo Firefox OS.
  • Roboto (2011), Christian Robertson (Estados Unidos), diseñada para el sistema operativo Android.
  • San Francisco (2014), Apple, Estados Unidos. Usada en sus sistemas operativos (iOS y Mac OSX).
  • Segoe UI (2004), Steve Matteson, Estados Unidos. Usada en los sistemas operativos de Microsoft.

Pregunta que dejo en el aire. Estamos en el año 2050. ¿Estarán vivas Fira Go, Roboto, San Francisco, Segoe UI, o habrán caído en el olvido y seguirán con todo su vigor las fuentes antes mencionadas y diseñadas de uno a ocho siglos antes?

El tiempo lo dirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.