10/01/2012 Categoría/s: Diseño. 0 Comentarios

No hagas lo que te digo...

Una de las tareas adicionales que surgen cuando eres padre es ir al cine para ver películas como... los pitufos. Pero ojo, recordaré la película por una frase que dijo la jefa al protagonsita (un muchacho de marketing):

No hagas lo que te digo, haz lo que quiero.

Muy grande. Muy cierto.

Otra frase que dice un compañero, desarrollador también tiene miga:

Me gustaría ser al menos una vez cliente para pedir en vez de intentar adivinar lo que quieren.

Dos caras de la misma moneda. El origen es algo muy sencillo: falta de comunicación. En sus dos vertientes, desde el punto de vista de lo que se quiere hacer:

Por otro lado, lo que se puede hacer que viene a ser lo mismo, pero cambiando los papeles.

Evidentemente no pueden faltar otros detalles como el tiempo, el presupuesto y las consideraciones técnicas. Pero no es de eso de lo que quería hablar.

Para terminar no puede faltar una referencia obligada a Aprende a preguntar de Ale Muñoz, por la parte que nos toca.

-

Comentarios

Comentar

Categorías